Ya sabes que contar con el feedback de los usuarios finales es clave para crear experiencias de usuario envidiables.
No importa si estás creando una Web, App, Landing o cualquier otro producto, puedes – y deberías – testear los prototipos lo antes posible.

Realizar tests sobre los prototipos te permite asegurar que tu diseño está encaminado correctamente e identificar posibles deficiencias antes de escribir una sóla línea de código. Rediseñar un prototipo es mucho más económico y rápido que un producto terminado

¿Qué es un prototipo?

Según el grupo Nielsen Norman:
Un prototipo es una hipótesis – una posible solución de diseño para un problema específico. La mejor manera de validarlo es observar a usuarios interactuar con ello

Independientemente de la funcionalidad que disponga, un prototipo no es una versión final. Algunas de sus características no funcionarán o su copy será definitivo

En este artículo hemos dividido las preguntas que puedas realizar por las diferentes etapas de prototipado

1. Validación de concepto

En esta etapa seguramente tendrás sólamente una idea, pero eso no significa que no puedas realizar preguntas detalladas.
Esto son ejemplos de dudas que los usuarios pueden ayudarte a resolver mientras validas tu concepto:

  1. ¿Qué problema resuelve tu idea?
  2. ¿Cómo resuelven los usuarios este problema actualmente?
  3. ¿Conocen algún otro producto que ofrezca algo similar?
  4. ¿Han probado alguna solución similar que no les haya convencido?
  5. ¿Entienden los usuarios la propuesta de valor?
  6. ¿Qué piensan de la manera que planteas de hacer las cosas?
  7. ¿Quiénes son tus competidores?
  8. ¿Qué opciones creen que pueden encontrar en la web/app?
  9. ¿Existe una necesidad real para esta solución?
  10. ¿En qué dispositivos se imaginan interactuando con esta solución?
  11. ¿En qué contexto se imaginan utilizándolo?

2. Wireframes y prototipos de baja fidelidad

Una vez has validado el concepto, es momento de empezar con los wireframes. En este momento es cuando tu idea empieza a dar sus primeros pasos y, aunque no sea interactivo o funcional, muestran intención y flujos.
Para asegurarte que sigues en el camino correcto, podrías hacer estas preguntas:

  1. Sin mirar al wireframe , ¿Qué esperarían poder hacer en el?
  2. ¿Que aspecto esperan que tenga?
  3. Una vez ven el prototipo, ¿Entienden cómo funciona?
  4. ¿El wireframe cumple con sus expectativas?
  5. ¿Que funcionalidades añadirían?
  6. ¿Que funcionalidades aportan poco o ningún valor?
  7. ¿Sienten que la navegación es natural?
  8. Si pudieran, ¿Qué cambiarían?
  9. ¿Cómo de probable es que utilicen el producto una vez se publique?

3. Prototipos de alta fidelidad

Una vez el wireframe se ha aprobado, puedes pasar a crear el prototipo de alta fidelidad. Esto es una versión funcional de lo que quieres construir. Debe ser interactiva y hacer (sobre el papel) lo mismo que la versión de producción
Podríamos decir que es el paso anterior a pasarlo a código.
Céntrate en preguntas como estas para terminar de identificar cualquier problema de usabilidad, user flow o sección confusa

  1. ¿El prototipo cumple con lo que se supone que debe hacer?
  2. ¿Los usuarios piensan que el diseño va acorde con su propósito?
  3. ¿Cuál sería el principal objetivo de los usuarios en este producto?¿Pueden hacerlo?
  4. ¿Algún punto les genera confusión?
  5. ¿Encuentran distracciones innecesarias?
  6. ¿Utilizan todas las funcionalidades o ignoran alguna?
  7. ¿Tiene sentido la arquitectura de la información?
  8. ¿Se sienten identificados con el estilo del producto?
  9. ¿Hay alguna funcionalidad que les gustaría utilizar más frecuentemente?
  10. ¿Recomendarían este producto a sus amigos?
  11. ¿Cómo describirían el producto o servicio en sus propias palabras?

Una vez completado, tu idea se habrá convertido en un prototipo funcional que resuelve una necesidad, es perfectamente usable y resuena con tu públuco objetivo y, aunque los tests con usuarios no acaban aquí, has superado con éxito los primeros pasos para ahorrar tiempo y dinero.