El diseño de la experiencia de los usuarios es un aspecto cada vez mas importante para las empresas, prueba de ello es que el 36% de las mismas han aumentado su gasto en dicha materia en los últimos años. Este aumento en la demanda de experiencia de usuario ha impulsado varios avances en el sector. Sin embargo, es un campo muy amplio y nuevo, lo que hace que en ocasiones se produzcan errores evitables ante la falta de unos estándares fijos en dicho sector.

A continuación, se indican algunos de dichos errores:

  • Escuchar, en vez de observar, a los usuarios: en ocasiones, lo que el usuario necesita y lo que dice que necesita es diferente, ya que a veces no saben lo que quieren o no dicen lo que verdaderamente necesitan. Por ello es fundamental observar las necesidades de los mismos, para descubrir lo que verdaderamente necesitan, o incluso ganar ventaja competitiva descubriendo necesidades ocultas.
  • No hacer investigación inicial del usuario: la experiencia de las empresas en un sector determinado hace que muchas de ellas tiendan a sobrestimar sus conocimientos sobre los clientes, restándole importancia a las verdaderas opiniones de los mismos, lo que desemboca en numerosos fracasos empresariales. Para evitarlo, es necesario establecer una cultura sólida de investigación de los usuarios que prevenga la inversión en proyectos erróneos.
  • Diseños demasiado complicados o simples: el diseño del producto es fundamental, ya que si el usuario no entiende como usarlo se frustrará y buscará otro diferente. Según Jakob Neilson, el usuario realiza un juicio de 10 segundos para decidir si continúa o no en la página, dependiendo de si está bien diseñada o no. Al igual que no son buenos los diseños complejos, tampoco lo son los diseños demasiado básicos, ya que ocultar funciones para simplificar una página puede frustrar al usuario e impulsarlo a buscar una alternativa.
    Por ello, para evitar la fuga de clientes, es preciso un buen diseño del producto, basado en un amplio conocimiento del usuario, y realizar pruebas de usabilidad sobre los nuevos prototipos para garantizar su plena comprensión.
  • Insuficientes pruebas de usabilidad: las pruebas de usabilidad son lo primero que eliminan las empresas cuando tienen de reducir su presupuesto, lo cual es un error muy perjudicial para la empresa, ya que puede pasar por alto problemas de usabilidad que supongan la pérdida de clientes.  Por ello, cuantas más pruebas de usabilidad se hagan, mejor.
  • Seguir modas no beneficiosas para la empresa: no es bueno seguir una moda porque todas las empresas del sector lo hacen, es mejor considerar si realmente puede ser bueno para la empresa o no, ya que es preferible no seguir una tendencia del sector si la usabilidad del usuario se ve perjudicada.