Recibir feedback es una parte natural del proceso de diseño, y con cada paso, el diseño mejora.

Las sesiones de Feedback no son nada nuevo en el mundo del diseño, de hecho, son una parte integral del proceso y por ello, cada vez más empresas están encontrando maneras efectivas y eficientes de incorporar estas sesiones a todos sus diseños y productos. Además, estas sesiones no sólo ayudan al equipo de diseño a entender lo que la empresa necesita, sino a todos los departamentos pero, a veces estas sesiones no son del todo productivas debido a:

Mal Feedback

El primer paso cuando recibes feedback es filtrarlo; deshacerse del feedback poco útil, mal formulario o destructivo. Características del mal feedback:

  • Se centra en la solución, no en el problema: Comentarios que van directos a la solución no ofrecen ayuda real. Pide que te indiquen cual es el problema que ven, no la solución que utilizarían.
  • Incluye gustos personales: La subjetividad se debe mantener fuera de la ecuación. Cuando empiezas a escuchar “me gusta” o “no me gusta”, frena la conversación y vuelve a ponerla en cauce: el problema que intentas resolver.
  • El feedback se dirige al diseñador, no al diseño: Si empiezas a escuchar frases como “tu diseño”, “tu elección de colores” en vez de “el diseño” o “la elección de colores” algo no va bien. La mejor manera de re-enfocar la conversación sin provocar daños colaterales es pedir al resto de los participantes su opinión

Una de las mejores maneras de evitar el mal feedback es empezar las reuniones con un resumen de los objetivos; ¿Qué vamos a discutir?, ¿Cuál es el objetivo de la reunión?, ¿En qué punto estamos?

Por supuesto, igual que existe el mal feedback, también existe el:

Buen Feedback

  • Escucha más de lo que hablas: Esta es la regla Nº1 de recibir feedback (y de la gran mayoría de situaciones) Asegúrate que estás prestando toda tu atención al feedback que te están ofreciendo.
  • Crea escenarios reales: Cuando las discusiones se inclinan hacia el ámbito personal, sacar casos reales ayuda a re-enfocar la sesión. “Imagina que Carlos, un potencial cliente quiere comprar nuestros productos, ¿Dónde crees que haria click?”
  • Busca el consenso: Es muy común que unas pocas personas “secuestren” la sesión para tratar un único punto. Por eso, es importante que el resto de participantes también expresen su acuerdo con la crítica. Lo que debes tratar de evitar es realizar un cambio y que posteriormente ese cambio sea criticado por una persona que no dijo nada la primera vez

Actuar en consecuencia

El trabajo no termina cuando lo hace a sesión. El siguiente paso es analizar todo el feedback y actuar en consecuencia. Sin embargo, es importante que no se haga de manera inmediata, debes darte a ti o a tu equipo el tiempo suficiente para reflexionar sobre todo lo comentado y llegar a conclusiones más efectivas.

Finalmente, no te obsesiones en exceso con los detalles o una única solución, los diseños evolucionan y sólo llegan a ser perfectos cuando se prueban con usuarios reales

Absorber el feedback de manera constructiva garantizará que a la larga, tú y tu equipo seréis mejores profesionales y diseñadores