Muchas empresas cometen el error de invertir enormes cantidades de dinero, tiempo y otros recursos en «ideas brillantes» sin haber obtenido ningún tipo de validación o recibiéndolo únicamente justo antes de lanzar al mercado – Y por tanto, fracasan o malgastan sus recursos

En este artículo, te explicaremos cómo conseguir Product Market Fit (PMF) antes de escribir una sola línea de código (y por tanto, ahorrando muchísimo tiempo & dinero)

Empecemos por el principio:

¿Qué es el Product Market Fit?

El Product Market Fit se define como la capacidad de encontrar un buen mercado con una necesidad que puedas resolver con un producto o servicio
En otras palabras, podemos decir que el PMF se da cuando tu producto o servicio resuelve una necesidad de manera efectiva a un número suficiente de target customers de manera que es rentable y puede sostener su crecimiento 

Conseguir que tu producto o servicio encaje en el mercado no es algo que ocurra mágicamente

Una manera fácil de verlo es la pirámide Dan Olsen – Dentro de esta pirámide diferenciamos 5 niveles: 

  1. Experiencia de Usuario
  2. Conjunto de características
  3. Propuesta de valor
  4. Necesidades no resueltas
  5. Target Customer  

Los primeros tres niveles de la pirámide tienen que ver con el producto o servicio mientras que los inferiores, hacen referencia al estado de tu target market
En esencia, tu propuesta de valor junto con el conjunto de características debe satisfacer las necesidades de los usuarios finales

Asimismo, no hay que olvidar la importancia de la experiencia de usuario (UX) – no es casualidad que se encuentre en la cima de la pirámide -, esto es la forma en la que los usuarios se relacionan e interactúan con tu producto, íntimamente relacionada con la conversión

¿Por qué es importante conseguir Product Market Fit?

Investigar antes de ponerte a diseñar y programar evitará que malgastes tu tiempo y dinero, además de que es muy probable que la investigación revele más usos potenciales y problemas que tu producto pueda resolver. 

Sólo porque has ideado, diseñado y creado un producto o servicio, no significa que realmente exista una necesidad para ello. 

¿Cómo conseguir Product Market Fit?

Si tu objetivo es construir un producto que resuelva una necesidad real, tendrás que conectar con tu target consumer. – Tu misión será encontrar un problema (pain point) que tu idea pueda resolver de manera efectiva y cuyos usuarios estén dispuestos a pagar por ella. 

3 preguntas que hacer a tu Target Customers para asegurarte el PMF

Una vez definido tu target customer puedes conectar con ellos a través de entrevistas y tests con usuarios. Lo más importante es conocer cómo resuelven el pain point en la actualidad, qué herramientas tienen a su disposición y qué barreras adicionales puedes hacer más eficientes

 1. ¿Cómo solucionan los problemas en la actualidad? 

Empieza pidiendo a tus clientes potenciales que completen las tareas problemáticas de la manera en la que lo harían normalmente. Observa cómo plantean el problema, escucha cómo describen su proceso y  qué tipo de herramientas utilizan.

  •   ¿Empiezan por Google o hay algún referente?
  •   ¿Recurren a las redes sociales para ver las recomendaciones de sus amigos o blogs profesionales?
  •  ¿ Tienen un sitio web o aplicación favorita que les ayuda a hacer lo que tienen que hacer?


¿Por qué debemos hacernos estas preguntas?

Estas preguntas son muy útiles para entender si el problema es realmente un problema. Además, te ayudarán a determinar si tu solución es viable o no. Recuerda que las personas suelen ir por el camino fácil por lo que si su método actual es lo suficientemente bueno no harán el esfuerzo de cambiar a nuevo producto o tecnología que deben aprender.

2. ¿Qué no les gusta del método actual?

Es crucial escuchar qué les gusta y qué no utilizando sus propias palabras. Una forma efectiva de descubrirlo es preguntarles: “Si tuvieras una varita mágica, ¿Cómo mejorarías o cambiarías este producto o servicio?”

En ese punto, debes apuntar todo lo que dicen y profundizar en aspectos mejorables como por ejemplo el tiempo que les toma completar la tarea, la dificultad percibida o había algún elemento que no le permitía seguir con el proceso o generase confusión.
A veces, los usuarios no serán capaces de  detectar inmediatamente aquello que les frustra, simplemente saben que tienen dificultades. Está en tu mano prestar atención y averiguar qué es aquello que les causa una mala experiencia y como mejorarlo. 

3. ¿Qué valor adicional puedo aportar?

Una vez que todos  los participantes hayan completado las preguntas precedentes, podrías intentar descubrir cómo ir un paso más allá y preguntarles cosas como: «¿Qué harías después?»
Esto te permitirá ampliar tu solución o hacer más eficiente el proceso y asegurar que su experiencia es impecable.

Por ejemplo, si un cliente está buscando un vuelo, probablemente el siguiente paso sea buscar un alojamiento o forma de transportarse.
Si les ofreces información relevante, les ayudarás a ahorrar tiempo