Cinco segundos pueden ser suficientes para generar las primeras impresiones sobre un sitio web o aplicación. En este pequeño periodo de tiempo si el diseño es bueno logrará generar una buena impresión y transmitir el mensaje al usuario mientras que si el diseño es malo este generará una mala imagen difícil de cambiar.  Precisamente para estudiar este efecto se utilizan los test de los cinco segundos que no es más que una herramienta para medir y obtener esas primeras impresiones de los usuarios tras conocer un sitio web o aplicación. Estos test son una buena opción para comprobar si el diseño de una página web es apropiado logrando transmitir el mensaje buscado de una forma efectiva.

Cómo empezar a hacer los test de los 5 segundos

El funcionamiento de este tipo de test es bastante sencillo primero se muestra al usuario un sitio web o aplicación de la que queremos obtener esa primera impresión y posteriormente se le hacen una serie de preguntas. Las preguntas serán la forma de garantizar que se ha transmitido correctamente toda la información buscada siendo más probable que se logre capturar a la audiencia correcta. Algunos ejemplos de las preguntas que se pueden realizar son los siguientes:

  • ¿Cuál es la principal finalidad de la web?
  • ¿Puedes identificar claramente a qué se dedica la empresa?
  • ¿Eres capaz de recordar el nombre de la empresa o del producto?
  • ¿Qué impresiones te genera la página?
  • ¿Consideras que habría que modificar algunas cosas de la página?
  • ¿Para quién consideras que está enfocada la página?

A su vez, una vez que obtengamos estas respuestas nos podemos encontrar con dos tipos de perfiles:

  • Los que entendieron el diseño: son aquellos que fueron capaces de responder correctamente a las preguntas y que por tanto nos indican que el diseño de la página se realiza en coherencia a los objetivos marcados.
  • Los que no entendieron el diseño: se trata de todos aquellos que no fueron capaces de responder bien a las preguntas que se les realizaron. Sin embargo, también son una fuente valiosa de información ya que precisamente serán estos los que nos puedan indicar cómo cambiar el diseño de la página. Pueden dejar ver aspectos como la necesidad de modificar la tipografía, la posible complejidad de la web así como cuestionar el atractivo o la profesionalidad de la misma.

De manera que, si la mayoría de los participantes los posicionamos en el grupo no entendieron el diseño podemos decir que el diseño de la página no ha sido exitoso y que por tanto serán necesario realizar algunos cambios.  Por el contrario, si la mayoría de ellos se encuentran en el grupo de si entendieron el diseño esto nos indicará que el diseño es adecuado y que no es necesario realizar cambios. Si bien,cuantos más participantes tenga nuestro test mayor certeza tendrán los resultados que se obtengan. Además estos test  permiten conseguir información bastante útil sobre el porcentaje de rebote. 

Si bien, para garantizar el éxito de este tipo de test, además de poner atención en las preguntas que realicemos, será importante garantizar que los usuarios prestan atención y que se cuenta con una muestra lo suficientemente representativa del público objetivo.

Referencias:

Prado, J. A. (2020, 26 febrero). Test de los 5 segundos. Las primeras impresiones cuentan. UXABLES | Blog.