Imagina que tienes a cargo un nuevo proyecto como Jefe de equipo y varios integrantes del mismo tienen opiniones o comentarios diferentes acerca de las decisiones a tomar en cuestiones de diseño ocasionando una serie de disputas.

A continuación te daremos 3 consejos para responder a la pregunta “¿cómo puedo resolver los desacuerdos de diseño de una manera productiva y eficiente, mientras mantengo al cliente en el centro del asunto?”

Habla con tus clientes:

Cuando se comienza a diseñar una función por primera vez, debes dirigirte directamente a tus clientes. Te ayudarán a priorizar las funciones que deben crearse, a validar su idea de diseño y el flujo de usuarios antes de invertir tiempo y dinero en ello.

Previo a detallar la solución, hay que recordarle al equipo el problema que se intenta resolver y el por qué el cliente necesita su solución. De esta forma, se podrá analizar cómo la decisión tomada resuelve el problema de la mejor y más efectiva manera posible; para llegar a un acuerdo con tu equipo, deberás establecer el por qué de tu diseño es lo que necesitan los clientes.

Al demostrar el motivo por el que has tomado la decisión y, mostrando por qué el cliente lo necesita, podrá ofrecer al equipo información sobre su proceso, creando un entorno abierto y colaborativo.

Por lo tanto, al recopilar información de los clientes, no sólo presentarás un argumento más convincente, sino que también te obligará a examinar realmente tu propia idea y articular sus puntos fuertes.

Vincula el proyecto a los objetivos comerciales:

Incluso el diseño más encantador puede ser inútil si no satisface las necesidades de la empresa. En lugar de insistir en las ventajas visuales de un diseño, concéntrese en cuál será el resultado deseado. Cuanto más específico seas sobre el resultado esperado, más probabilidades tendrá de convencer a los demás.

Si bien todos los miembros del equipo deben preocuparse por los objetivos comerciales, esto es particularmente importante cuando se trabaja con ejecutivos y partes interesadas o stakeholders.

Deja que tus clientes lo puedan resolver:

A veces, el argumento más convincente a favor (o en contra) de un diseño vendrá directamente de su mercado objetivo.

Si necesitas convencer a tu equipo de que el diseño actual no es adecuado, ejecuta algunas pruebas rápidas de Product Insight y comparte los resultados de varios usuarios que luchan por descubrir el producto o la función. Por otro lado, también puedes aprovechar los testeos con usuarios para demostrar la efectividad de buenos diseños que tu equipo podría estar dudando.

Utilice disputas internas para crear mejores productos para sus clientes

  • Mantenga la conversación con su cliente durante todo el proceso de desarrollo.
  • Desafía a tu equipo de diseño a que dediquen más tiempo a discutir resultados, tanto para el resultado final como para la experiencia general del cliente en vez de discutir sobre quién prefiere qué cosa.
  • Conocimiento humano en el proceso de revisión de diseño: Tendrás mejores decisiones a posteriori, reducirás el tiempo perdido como las conjeturas y mantendrás enfocados en los asuntos importantes a los clientes.