Un roadmap es un documento estratégico que tiene como principal finalidad la de recoger el trabajo futuro que pretende realizar el negocio, priorizándolos y comunicandolos, así como los problemas a los que espera hacer frente la misma. Estamos ante un tema de gran importancia,  ya que lo que se pretende es aunar y fijar los objetivos prioritarios a seguir por todas las personas que trabajan en la empresa. Todo ello ajustado a unos límites presupuestarios y en un margen de tiempo concreto. Se trata de algo que puede beneficiar a tu empresa facilitando el cumplimiento de los objetivos marcados.

Aspectos clave para lograr el éxito de un roadmap

Será fundamental garantizar que el roadmap no caiga en utopías o logros inalcanzables sino que, recoja objetivos ambiciosos pero realistas para la empresa y su situación. Para lograr alcanzar los mismo los trabajadores de las diferentes áreas de la empresa tienen que realizar un trabajo coherente y coordinado entre sí. Se trata de algo que fomentará la motivación y la comunicación entre ellos estableciendo relaciones que pueden reforzar a la compañía.

Si bien, la estrategia común a seguir debe ser realista en coherencia con los objetivos establecidos, siendo la investigación con usuarios una de las herramientas a utilizar.

Esquema a seguir

Los roadmaps se caracterizan por seguir un esquema muy característico en el que podemos diferenciar las siguientes partes:

–       Marco contextual: dentro de esta parte se recogen todas aquellas circunstancias que conforman la seña de identidad de la empresa: el propietario o persona a la que dirigirse en el caso de que exista alguna duda, sus objetivos orientados a la estrategia de la empresa, la persona a quien dirigirse o el alcance del roadmap así como la fecha del mismo.

–       Delimitación temporal: incluimos las labores de UX que se llevan a cabo tanto en el presente como a medio y largo plazo por lo que, diferenciamos tres horizontes temporales. El primero es el presente, el ahora donde se incluirán acciones específicas que resuelven problemas concretos mientras que, en el largo plazo o futuro estas acciones no serán tan concretas. Generalmente al hablar de este último escenario temporal contemplamos aquellas tareas para las que faltan más de 5 meses.

–       Contenido del trabajo de UX: aquí desarrollamos puntos como quien realizará el trabajo, los objetivos a cumplir y el resultado final a alcanzar así como los beneficios esperados del mismo.

Diferentes tipos de roadmaps

En función del contenido recogido en el roadmap así como su finalidad podemos encontrar diferentes tipos de roadmaps:

–       Roadmap de producto: representan todos los problemas futuros que necesitan ser resueltos en las diferentes áreas de la empresa. Incluiremos aspectos como marketing, diseño, UX, investigación o contenido.

–       Roadmap de campo: representan todos los problemas futuros que debe resolver la empresa en un campo concreto como puede ser la experiencia de usuario (diseño, contenido, investigación…). Sin embargo, no incluimos problemas fuera de la experiencia de usuario como los relacionados con marketing o desarrollo.

–       Roadmap especializado: este tipo de roadmap es el más especializado. En este caso siguiendo el ejemplo anterior nos centraremos sólo en problemas dentro de un área de experiencia de usuario en concreto la investigación de usuarios.

Referencias

3 Types of Roadmaps in UX and Product Design. (2020). Nielsen Norman Group. 

Prado, J. A. (2020b, noviembre 24). Qué es y cómo se hace un UX Roadmap. UXABLES | Blog.