Ahora que ya tenemos claro cómo hay que preparar una sesión de ideación, vamos a detallar algunas de las técnicas más utilizadas. Existen muchas más y todas son igual de válidas, pero lo que si es cierto, es que dependiendo del problema al que nos enfrentamos, unas serán mejores que otras. En este post vamos a tratar la técnica de Brainstorming

Brainstorming

Es una técnica creativa que se realiza en grupo para generar nuevas ideas sobre el tema o problema que queremos resolver en un ambiente relajado.

La colaboración entre los distintos participantes potencia la creatividad y se consiguen ideas que se van retroalimentando con las de los otros miembros del grupo.

Con el Brainstorming conseguimos resolver problemas, dar con soluciones innovadoras o inesperadas y no conformarnos con las soluciones obvias. Incluso nos puede ayudar a destapar nuevas oportunidades de negocio.

El papel del moderador es importante para no desviarnos del objetivo principal. Hay que evitar que algunos participantes acaparen la sesión y otros no hablen.

Es importante romper el hielo para que el ambiente esté distendido y los participantes se sientan cómodos para empezar a lanzar ideas que al principio serán previsibles, pero poco a poco serán más locas. Es importante ir anotándolo TODO y que esté a la vista de todos. Aquí no hay límites de propuestas.

Cuando finalizamos esta fase de generación de ideas en la que todas las propuestas valen, se pasa a hacer un listado en el que ya procuramos organizarlas un poco.

Es ahora cuando volvemos a poner los pies en la tierra y clasificamos de una manera racional las propuestas que consideramos mejores.

Este artículo ha sido creado por Anne Brachet y Patricia Valdés Pascual de Riquelme para UXmonkeys en colaboración con TheBridge.tech