Ahora que ya tenemos claro cómo hay que preparar una sesión de ideación, vamos a detallar algunas de las técnicas más utilizadas. Existen muchas más y todas son igual de válidas, pero lo que si es cierto, es que dependiendo del problema al que nos enfrentamos, unas serán mejores que otras. En este post vamos a tratar la técnica de Brainwriting

Se diferencia del Braindumping con una metodología basada en tiempos limitados. Cada participante tiene 3 a 4 minutos para empezar apuntando una primera idea en una carta.
A continuación se pasa la carta al participante de al lado y se sigue desarrollando la idea expuesta durante otros 3 a 4 minutos. Al final cada idea está ampliada con las visiones de todos los participantes. La dinámica se acerca a la del juego “el teléfono estropeado”.

Por ejemplo, atribuimos un color a cada participante para ilustrar la dinámica: 

Es una manera muy eficaz de generar muchas ideas en un tiempo muy razonable. El cronómetro siempre puede ser algo motivador y se puede adaptar muy bien en función del proyecto, del presupuesto y del tiempo que tenemos.

Este artículo ha sido creado por Anne Brachet y Patricia Valdés Pascual de Riquelme para UXmonkeys en colaboración con TheBridge.tech