Ahora que ya tenemos claro cómo hay que preparar una sesión de ideación, vamos a detallar algunas de las técnicas más utilizadas. Existen muchas más y todas son igual de válidas, pero lo que si es cierto, es que dependiendo del problema al que nos enfrentamos, unas serán mejores que otras. En este post vamos a tratar la técnica de La Peor Idea Posible

Consiste en encontrar los peores escenarios y crear una experiencia pésima, mala, estúpida o hasta ilegal, del producto final. Además esta técnica ayuda a romper el hielo y relajar el ambiente del grupo para empezar a idear. 

Se puede realizar con técnicas del Braindumping y del Brainwriting para trasladarla a una dinámica escrita. Esto supone que incluso se puede realizar en remoto.

La etapa siguiente consiste en dar la vuelta a las peores ideas y convertirlas en experiencias positivas. Esta técnica se puede combinar con el Brainwriting.

Esta técnica de ideación es muy lúdica y muy útil para grupos inexpertos en esto de idear en equipo. Así mismo se adapta perfectamente a un equipo de trabajo que esté muy metido en el problema, por ejemplo miembros de la empresa. Ellos estarán muy bien posicionados para sacar todas las peores situaciones que pudieran ocurrir.

Este artículo ha sido creado por Anne Brachet y Patricia Valdés Pascual de Riquelme para UXmonkeys en colaboración con TheBridge.tech