Ahora que ya tenemos claro cómo hay que preparar una sesión de ideación, vamos a detallar algunas de las técnicas más utilizadas. Existen muchas más y todas son igual de válidas, pero lo que si es cierto, es que dependiendo del problema al que nos enfrentamos, unas serán mejores que otras. En este post vamos a tratar la técnica de Storyboard

Esta técnica solemos asociarla con la producción cinematográfica o de dibujos animados. Un claro ejemplo de uso de ésta fue Walt Disney que la desarrolló en todas sus producciones. Sin embargo, se adapta muy bien al mundo profesional de la empresa.

Consiste en crear una historia con el problema que intentamos resolver y a partir de ahí, desarrollarla todo lo que se nos ocurra. La plasmaremos en dibujos con subtítulos de manera que podamos fomentar a la vez la creatividad y la inspiración. La combinación de la representación gráfica con la narrativa, ayuda a disparar la creatividad y a organizar las ideas probando diferentes órdenes y secuencias. No hace falta saber dibujar bien, incluso esto puede ser otro punto más de inspiración. Conseguimos enlazar unas ideas con otras de manera que nos puede ayudar a encontrar el “happy path”.

Este artículo ha sido creado por Anne Brachet y Patricia Valdés Pascual de Riquelme para UXmonkeys en colaboración con TheBridge.tech